viernes, 9 de abril de 2010

Feliz cumpleaños a mí!

Y feliz posta eh.

Un viernes de Marzo, tomé el tren como todas las mañanas. Hora pico, rutinarias multitudes mal educadas que para subir al local se llevan por delante todo lo que se les cruce, sin escatimar en correr, dar codazos y empujones. A partir de esta situación, para mí normal, ya sentadita, empecé a charlar con una mujer que estaba indignada por el atropello de todos. Me mandé una hora de charla con una desconocida sobre temas de lo más variados. Ya me cayó bien cuando me dijo que yo parecía de 18 añitos.

El punto es que después de explicarle más o menos por arriba como se componía mi vida, me dijo sorprendida: "...pero te pasó todo hace poco!!". Y si, man. De golpe me enamoré, me voy a recibir y conseguí laburo. Así de boca de caí en las tres cosas. Y así de golpe como si nada se me viene un año encima más. La cagada es el número, y no es coquetería ni pelotudeces de querer ser menor, sino que el 24 me parece un número de mierda. Suena feo, tiene un cuatro, no se, es malísimo. Ahora bien, no me sugestiona, va a ser un año genial, porque nada que empiece tan bien puede terminar mal.

Gracias. Por hacerme la mujer más feliz del universo, por dejarme amarte y amarme así. Feliz, feliz en mi día.