miércoles, 8 de diciembre de 2010

Hablemos

Hablemos de trabajar un feriado. Hablemos de si a algún católico se le llega a ocurrir interrumpir un día de descanso judío. Hablemos del sol y calor óptimo del día de la fecha. O quizás también podemos nombrar el sueño que tengo. Ni que decir sobre la presión y acumulación repentina de tareas para ayer. Hablemos de angustias del tipo de: "¿Habrá comedor abierto?". Del arbolito ni me digas. Las borlas por el piso.

0 comentarios: